#Makerwithlove Nuevo Reino


Las bordadoras en el mundo estamos super conectadas y constantemente nos estamos planteando la forma de hacer las cosas, conversar acerca de las redes sociales en nuestro trabajo, de los proceso creativos, del tiempo necesario para la desconexión ión.

Conocimos a Virgina de Nuevo Reino, gracias a nuestra queridisíma Laura Ameba!! (las conexiones son maravillosas) y hablamos tanto por videoconferencia de nuestra inquietudes, que quisimos invitarla a nuestro #makerwithlove.


Cuéntanos un poco de ti, de tus sueños, de lo que te apasiona.

Mi nombre es Virginia, soy uruguaya y soy entre muuuchas cosas bordadora, me siento orgullosa y poderosa cuando lo digo. Pero esto no fue tarea fácil, tuve que romper varios prejuicios que estaban muy arraigados, tuve que cambiar yo, para que mis conceptos cambiaran.

Desde hace varios años tengo un proyecto llamado Nuevo Reino, un lugar de máxima expresión personal, desde ahí busco difundir la técnica del bordado, retomar el valor del oficio, investigar sobre la historia y a su vez deconstruir los mitos asociados a la feminidad y el bordado. El año pasado además de los talleres intensivos, empecé a dar talleres anuales, con el bordado como técnica soporte y guiadas por otras prácticas, como el tarot, el tao, la pintura, la investigación sobre los procesos, nuestras historias personales, las inquietudes creativas y todo lo que podamos unir.




¿Cómo haz mezclado trabajo + maternidad?

En mi vida personal soy madre de Selva y vivo con mi pareja Francisco y mi gata Rumba. Si bien la maternidad es de las cosas más hermosas que me toca vivir, exige de una presencia y de una entrega jamás imaginada. Hablar de maternidad y trabajo abre una puerta que merecería toda otra charla porque todavía me siento muy en ese proceso y no llego a sacar conclusiones claras, salvo que, en mi caso emprender con este proyecto, me permite estar en ese lugar de disponibilidad emocional para sentirse en equilibrio con mi persona y con mi rol de madre. Y pese a que es un desafío súper grande día a día, amo que ese arduo trabajo de maternar saque mi mejor versión.









¿Cómo nace nuevo reino?

El proyecto en sí surgió hace casi 5 años, pero que se volviera mi trabajo full time y sustento, hace un año y medio. Siempre me preguntan cómo di con el bordado y me es difícil responder de manera concreta porque siento que siempre estuvo ahí y se fue despertando e integrando de a poco. En mi casa siempre estuvo muy presente la aguja, el hilo, la enmienda. Incluso una de mis abuelas bordaba muy hermoso, pero en esa época no podía amigarme con la imagen de la bordadora, me hacia mucho ruido verme como una mujer pasiva en una labor doméstica, no me definía en esa imagen. De más grande y después de estudiar otras carreras, devine en el vestuario teatral y las agujas se hicieron parte definitiva de mi vida. De a poco fui conectando con ese lugar sagrado que trae el ritmo de las puntadas, esa cadencia lenta que propone, y así fue naciendo la necesidad de bordar. Esa misma necesidad estaba muy en sintonía con mis ganas de crear fuera de una hoja, de mezclar mi lenguaje con el arte textil, con los estudios místicos, con mi proceso terapéutico..etc, todo empezó a rimar, de alguna manera el bordado fue uniendo de a puntadas todas las partes de mi, que en apariencia estaban sueltas y las integró hasta llegar a lo que somos, el proyecto y yo.

Todo lo que soy, era, fui, y estoy siendo, se unen en el proyecto de Nuevo Reino sin un devenir concreto pero con un comienzo certero, la aguja. Ella como analogía me ha liberado de muchas cosas que creía, tomó un valor que nunca hubiera pensado gracias a que pude integrar todos mis saberes e inquietudes. La aguja es mi llave maestra





¿Cómo se influencia las energías, los astros y el tarot en tu estilo de bordado?

Creo que todo se influencia y nutre de manera muy natural, por la manera en que la aguja une todas mis partes. Cuando bordo me siento en una sintonía especial, conectó con una energía ancestral única que me hace sentir al servicio de algo mayor, hay un propósito.

Cuando empecé a estudiar Reiki y otras magias, recién había empezado en el camino del bordado. Entonces desde el principio fui consciente del poder que habitaba en mis manos y que en la repetición del movimiento y gracias a ese estado meditativo al que llegaba, podía intencionar o cargar de energía lo que hiciera, podía ser canal. Y hasta el día de hoy sigo aplicando esta herramienta potenciadora.

Eso también me llevo a querer mezclar más profundamente al bordado con el mundo místico, así que este año armé algunos talleres místicos, como el de bordado & astrología y el de creación de amuletos bordados.




En quién te inspiras, cuéntanos de las artistas que debiéramos conocer.

La verdad es que me inspira mucho mis propias inquietudes personales, suelo constelar mi vida personal con la creativa. Pero en cuanto a la inspiración externa, me interesan mucho las mujeres artistas y los artistas under en general, movimientos pocos conocidos con improntas propias y originales.


De mis artistas preferidos, más conocidos, podría decir Klimt, amo su universo femenino y textil.

Y de las artistas mujeres que más me gustan y que me siento tocada por su obra: Hilma Af Klint, Josefa Tolra, artista y medium española muy poco conocida, y Rebbeca Horn, que es escultora


Fuera del campo plástico me inspira mucho la alquimia, esa manera de pasar mensajes a símbolos para crear un lenguaje que habla al alma, son mi inspiración más grande desde el principio. Uno de los artistas contemporáneos que más me gusta en ese plan es el Brasileño Stephano Doitchinof, su estética pop y la mezcla con la iconografía religiosa me vibran muchísimo.



Sabemos que te gusta leer mucho y buscar sentido a las cosas, que libros nos recomendarías para leer.

La biblia de mis últimos años y el que más recomiendo, “Calibán y la Bruja” de Silvia Federici.

En cuanto a filosofía contemporánea hace un tiempito vengo leyendo a Byung Chul Han y hay conceptos que me gustan mucho y me permiten entender mi contexto artístico cotidiano y creativo.

Y el Tao, un libro hermoso para tener, leer, re leer y usar a modo de oráculo.



LA EXPERIENCIA DEL BORDADO COLECTIVO

El otro día hablábamos de tu experiencia del bordado colectivo, cuéntanos un poco más de lo que paso en Montevideo.


¿Cómo comienza la investigación que hiciste en torno a bordar de forma colectiva y cómo este ha sido una tradición desde hace ya muchos siglos.

Dictando el taller regular de bordado, me encontré que sin importar lo que cada una quisiera expresar con su obra, hay algo que queda plasmado en todas las historias personales: nuestro reflejo en la otra, porque el colectivo nos habilita a encontrarnos en el otro, y en lo ancestral que compartimos .

Y desde este lugar de reflejo se configura un espacio de sanación colectiva, que les da a las participantes nuevas formas de comprenderse a sí mismas y en relación con otras.

El bordado, ha servido históricamente para reunir a las mujeres en espacios de solidaridad, creación y conspiración. Y aunque durante un tiempo pasado estos espacios de bordado fueran relegados y mal vistos, eran los únicos dentro de un sistema opresor familiar en el que las mujeres podían hablar de sus experiencias, salir del hogar y manifestarse abiertamente con pares.

En los tiempos que corren existe una necesidad inminente de detenernos y de crear, en contraposición al modelo hegemónico que propone un consumo acelerado y pre producido. Es por esto que siento lo procesos manuales de tiempos lentos, son la matriz perfecta para lograr un estado que favorezca el análisis introspectivo. Y esto es lo que intento recuperar y re significar a través del bordado colectivo.

Para llevar a cabo esta dinámica, me inspire en las antiguas mesas de bordado, ya que proponen una disposición en torno a una pieza colectiva única.

Con un amigo carpintero, tomamos un bastidor de Luneville (con el que aprendí con Laura Ameba) como modelo y viendo imágenes de las antiguas mesas de bordado, armamos una.



¿Dónde fue el bordado colectivo? ¿Cómo resulto la dinámica y cómo esta fue recibida por l@s participantes?

Este año en el marco de un Festival de diseño que armó la universidad de Montevideo, me invitaron a dar un taller, y aproveche ese marco institucional y las propuestas de carácter activista que promovían, para trabajar el bordado colectivo como matriz para hablar de la creación de identidad.


Para la intervención de este paño, o sea para llegar al diseño, lo que se me ocurrió fue hacer primero una introducción teórica, hablar sobre el bordado, sobre la feminización de este oficio, del pensamiento colectivo y la recuperación de espacios de diálogo, y luego pase a un ejercicio práctico.


Propuse 5 preguntas. entonces, hacía la pregunta, les daba unos minutos para que dibujaran o escribieran lo primero que se les viniera a la mente y pasados esos minutos, los hacía parar de su asiento y girar en ronda hasta que quedaran sentados azarosamente en otro lugar, donde hacia la próxima pregunta para que intervinieran el lienzo, y así sucesivamente. Esa dinámica estuvo muy buena y el resultado fue muy rico. Mientras bordábamos esa pieza hecha por todos y todas, íbamos hablando de muchos temas, en principio la idea era guiarlo hacia la construcción de identidad, más las charlas y el debate se fueron naturalmente sobre muchos más temas.

Pienso volver a trabajar con el bordado colectivo, de hecho en unas semanas vamos a realizar un encuentro de dibujo y bordado colectivo, así que tendré más datos y experiencias, para seguir haciendo un relevamiento de ciertos temas que me interesan y que siento se pueden abordar desde esta técnica.



¿Cómo ves el uso de las redes sociales para hacer conocido tu trabajo? Qué es lo que más te ha ayudado a ti o lo que más te ha costado?

En lo personal amo las plataformas que me permiten dar a conocer mi trabajo y conectar con otros artistas, pero últimamente siento muchas contradicciones con ellas. Vivo en ese constante oscilar.

Desde el principio me ha resultado muy bien dejarme fluir y ser auténtica, siento que hay un reconocimiento muy lindo por eso, pero que a la vez las exigencias que se generan en torno a la estética de tu feed, los me gusta y el engagement, es algo que te saca de ese “ser natural”, del compartir.

Si bien sé que hay muchas reglas para el algoritmo y es medio imposible no tentarse con saber cómo funciona y que tú feed refleje tu trabajo, me propuse aplicar las reglas que me servían realmente a mí, sin ansiedades, de acuerdo a mis tiempos y ganas. A veces lo hago mejor y otras no, lo que me ha servido es hacer un poco de planificación con contenido que sé que quiero comunicar y dejar mucho margen para lo que surja.

Porque también cuando no planifico consume mucho de mi tiempo de producción o más del que me interesa dedicarle.

El cómo interactuar con las redes sin quedar esclavizada, es una linea super delgada, sobre todo, porque a veces no permite ni siquiera “crear” realmente, porque estamos casi en streaming registrando ese proceso, los bocetos y nos entusiasmamos y hacemos preguntas, .interactuamos con nuestro público...etc y a su vez, todo ese contenido pocas veces es espontáneo, vemos poco del proceso real y en su lugar, una bella escena montada.

Pero fuera de eso, mi trabajo se conoce 80% por instagram y el resto por recomendaciones entonces para mi aun es una herramienta súper necesaria y que aun siento que me conecta con muchas personas y proyectos que me interesan, como su linda comunidad en torno al bordado.


Cuál es tu visión del bordado, dibujo, y artes creativas a nivel mundial.

Creo que estamos en un momento muy interesante, hay una cierta democratización de las artes, un rompimiento aparente sobre el fine art and art and craft, y eso me gusta. Pero al mismo tiempo tengo una visión un poquito oscura con el tema, porque veo que existe esa visión de lo bello, lo estético y profundamente similar, muy apuntalada por el exceso de pinterest. Vivimos en una sociedad donde lo distinto es expulsado, como diría Byung. Entonces siento que hay mucha actividad creativa pero de baja calidad original.

Me interesa mucho y de alguna manera milito, para que las artes pueden ayudarnos a recuperar el camino, a crear la sociedad que necesitamos, a gestar nuevas revoluciones, ese para mí, sería el mayor logro de este nuevo rumbo. Un arte que logre empatía, unión y un cambio de conciencia y eso se logra desde la integración de lo distinto, aceptando las variedades, con la universalidad de bellezas...etc. Siendo honestos con quién somos.


¿Algún dato curioso que nos quieras contar tuyo?

Saco fotos en cámara analógica dede hace 10 años y están todas en cajas que algún día ordenaré?


¿Qué otras técnicas sabes? Alguna otra que compartas la pasión como ésta?

Tengo una gran pasión por el vestuario y el textil, trabajé durante los últimos 10 años de mi vida en este campo, y si bien ahora estoy metidísima en el bordado, siento mucha pasión por el diseño de vestuario y el teatro. En esta pagina tengo mi trabajo como diseñadora teatral publicado www.virginiasosa.com

En cuanto a otra técnica, el año pasado hice un taller de joyería y quedé fascinada, aunque entendí que no era mi momento aun, supe que me gustaría aprender dentro de unos años, me sentí una alquimista y eso fue muy seductor.




© 2020 by Nosgustabordar - Santiago, Chile - Ciudad de Panamá.